Afición Deportiva
Image default
Champions League Fútbol Internacional Real Madrid

Shakhtar 0-5 Real Madrid: Vinicius se divierte, el Madrid respira

Goleada merengue ante un Shakhtar que ofreció muchas facilidades defensivas y no lo desaprovecharon los atacantes del Madrid

El Real Madrid visitaba, de nuevo Kiev en la jornada número tres de la fase de grupos de la UEFA Champions League. Un estadio que le traía sensaciones agridulces. Allí consiguió su decimotercera Champions, pero allí, la temporada pasada salió derrotado de manera contundente.

Primera parte

El Madrid empezó el partido de una manera reactiva. Le dejaba al Shakhtar tener el balón y esperaba a tener espacios para salir a correr con velocidad y, en eso, Vinicius y Rodrygo son expertos. En este contexto del arranque, el conjunto blanco sorprendió y tuvo tres remates en apenas diez minutos.

En los primeros quince minutos, el Madrid pudo correr, porque los ucranianos asumieron el control. Pero pasados los primeros minutos del encuentro, la efervescencia del conjunto local disminuyó y los merengues empezaron a presionar y se hicieron con el control de la posesión, lo que encerró al Shakhtar en su propia área y obligó al Real Madrid a ocupar de manera posicional.

En este nuevo escenario, el elenco dirigido por Roberto de Zerby estaba situado más lejos de la portería defendida por Courtois y, por lo tanto llegaba en menos cantidad, pero en las contadas ocasiones en las que pudo acercarse, lo hizo con una velocidad supersónica, lo que perdieron en cantidad, pero ganaron en calidad.

El partido llegó a la media hora con un ritmo mucho más bajo del que tenía cuando empezó. A parte de los acercamientos merengues de los primeros minutos y alguno contado con cuenta gotas del Shakhtar, no hubieron ocasiones claras. Los ucranianos se mostraron agrupados y sólidos atrás, por lo que el Madrid tuvo que tirar de los tiros desde fuera del área. En este sentido, Kross y Benzema fueron los principales artífices. La bajada del ritmo de partido generó que los guardametas no tuvieran mucho trabajo.

En este impasse del partido, un error de concentración entre los centrales del Shakhtar dio ventaja al Madrid en el luminoso de Kiev. Lucas Vázquez buscó el desmarque en carrera de Benzema con un pase en profundidad magistral que, tras ser desviado por el capitán del conjunto ucraniano, superó al portero, que se quedó a media salida, como si de una vaselina se tratara. El gol fue revisado por la sala VAR por posible posición de fuera de juego del delantero francés del Real Madrid, pero finalmente, el colegiado del partido, Srdjan Jovanovic, decidió que el autogol de Krystov debía subir al marcador.

El gol dejó muy tocados a los jugadores del equipo local, ya que vieron como todo su trabajo se desmoronaba por culpa de un error individual. Esto lo aprovechó el Madrid, que empezó a llegar con más frecuencia, aunque sin mucha calidad. A la mínima que el cuero estaba cerca de las inmediaciones del área rival, los pupilos de Ancelotti no dudaban en ensayar el disparo.

Pasado ya el minuto 40, el Madrid pudo echar tierra de por medio, pero Trubin estuvo atento y consiguió evitar el tanto visitante. A la salida de un córner botado por Kross, la defensa del conjunto naranja no consiguió rechazar contundentemente el esférico, que le cayó a Benzema en la zona de la media luna. El delantero blanco armó un disparo potentísimo que consiguió desviar el meta de los Kroty.

Durante el transcurso del primer periodo, no hubo casi pérdidas de tiempo, por lo que el colegiado del partido no añadió nada al finalizar los primeros 45 minutos.

Segunda parte

Debido al resultado negativo, al inicio del segundo tiempo, De Zerby decidió agitar el árbol con un doble cambio. Entraron Marlos y Marcos Antonio en el sitio de Teté y Solomon.

Estos cambios no fueron efectivos, porque el Shakhtar no salió enchufado de los vestuarios. En apenas cinco minutos, el Madrid tuvo tiempo suficiente para duplicar su ventaja en el marcador. Benzema no dio por perdido un balón que rodaba por banda izquierda en posesión de los locales. Gracias a la presión del delantero francés, los blancos recuperaron el balón y, tras un pase atrás del «9» hacia Modric, este le cedió el balón a Vinicius, en un pase filtrado milimétrico entre los dos centrales para que el brasileño la picara por encima del portero y marcara el segundo del conjunto español.

Intentó reaccionar el Shakhtar tras el gol, en una mala salida de balón de Casemiro. Pero Courtois no se dejó sorprender.

El Madrid decidió sentenciar el partido lo antes posible. A los diez minutos de la reanudación, Vinicius encaró y entró dentro del área con el balón controlado, regateó a dos contrarios en un eslalon y, en el mano a mano no falló y fusiló al meta rival, para poner el tercero en el marcador.

Tras el tercero, los ucranianos intentaron subir líneas y llegar con más presencia a la portería de Thibaut. En la banda izquierda de su ataque encontraron espacios, por los que intentó Ismaily llegó en más de una ocasión, pero sin mucha claridad.

Pasada la hora de partido, el Real Madrid confirmó su goleada tras una buena conexión entre los dos brasileños del tridente merengue. Tras un pase de la muerte de Vinicius, Rodrygo solo tuvo que empujarla para poner el cuarto.

Con este abultado marcador, la defensa del Shakhtar se deshizo cual mantequilla caliente. Eso mismo lo intentó penalizar Vinicius Jr que, después de un buen desmarque a la espalda de la defensa ucraniana, probó una cuchara para intentar sorprender al portero rival, pero el cuero se marchó desviado.

Entre tanta acción ofensiva, la retaguardia merengue tuvo un momento de desconexión que estuvo a punto de aprovechar el líder de la liga ucraniana. Pero Courtois se sacó de la chistera dos paradones para mantener la portería a cero. La primera sobre Fernando y la segunda sobre Marlos.

Después del cuarto gol, la espalda de los defensores del Shakhtar se convirtió en un corre-calles. Benzema estuvo a punto de sacar ventaja de esta situación, pero falló un mano a mano ante Trubin, que le aguantó muy bien y no se venció.

Un Benzema que lo intentó de todas las maneras para no faltar a su cita con el gol. Pero tuvo que esperar hasta el tiempo añadido para completar la manita blanca.

Tras el último gol, el partido murió y en los últimos minutos el encuentro se convirtió en un monólogo de los merengues.

Related posts

El nuevo fútbol

alvaroramospulido

Los cinco máximos goleadores de la selección inglesa

pablotriguero

Messi habla sobre su retirada

pablotriguero
A %d blogueros les gusta esto: