Premier League

Thiago, timón de un barco a la deriva

Thiago Alcántara es uno de los mejores jugadores españoles en la actualidad. Tras conquistar la UEFA Champions League (que tanto se le había resistido), decidió abandonar el Bayern de Munich y poner rumbo a la Premier League, concretamente al Liverpool. Por ahora, Jürgen Klopp y los aficionados del club no han podido disfrutar del mayor de los Alcántara tanto como les hubiese gustado ¿Podrá triunfar Thiago en este Liverpool?

Thiago en un encuentro contra el Brighton. / Fuente: Getty Images

El segundo jugador que más cobra de toda la plantilla

Después de ganar la última liga de campeones, tanto Thiago como el Bayern decidieron separar sus caminos, y es que el ex azulgrana tenía claro que quería abandonar la disciplina germana en cuanto terminase su contrato (Junio 2021) y la directiva, liderada por Karl-Heinz Rummenigge, no quería dejarlo escapar a coste cero. Ante tal panorama, ambos conjuntos acordaron un traspaso en torno a los 22M según transfermarkt (cifra bastante asequible teniendo en cuenta su rendimiento y categoría). Cabe recordar que el hispano-brasileño fue una pieza fundamental para los bávaros tras el retorno post-confinamiento, momento en el que supo aprovechar la lesión de Pavard para hacerse un hueco en el 11 titular (anteriormente era Kimmich quien jugaba en la posición de pivote).

Sin embargo, los de Anfield tuvieron que convencer al jugador mediante un proyecto y salario (faceta que parecen haber cubierto de sobras). Justo la semana pasada, The Sun publicó los salarios de los reds y Thiago figura el segundo con 11,5M anuales, sólo superado por el egipcio Mohammed Salah (12M).

Un partido que lo complicó todo

Muy lejano queda ya aquel Derby de Merseyside del 17 de octubre, un partido fatídico para los vigentes campeones. En aquel encuentro no sólo perdieron al baluarte defensivo, Virgil Van Dijk, Thiago Alcántara también sufrió una terrible entrada por parte de Richarlison que le tuvo apartado de los terrenos de juego durante dos meses y medio.

Acortando plazos, el talentoso mediocentro se reincorporó a la disciplina de enseguida para cubrir las numerosas bajas en el centro del campo. Unas bajas que no han hecho más que aumentar. A día de hoy, Jürgen Klopp no puede contar con Henderson, Fabinho, Van Dijk, Joe Gomez, Matip, Diogo Jota y Naby Keïta, quien no se encuentra en plenas facultades. Ante tal panorama, Thiago se ha visto obligado a rendir al 100% desde el minuto uno. El español ha jugado en todos los partidos de PL (ya fuese como titular o suplente) desde su regreso.

Thiago contra el Sheffield United, controlando el balón. / Fuente: Getty Images

Cuestión de áreas

En muchos partidos, el técnico alemán ha optado por poner a Thiago en el eje de la medular, una posición que ha sido un dolor de cabeza para el futbolista. Ante la falta de apoyos en defensa, el jugador de 29 años ha tenido que desarrollar su versión más defensiva, faceta en la cual no es especialista. Cierto es que en Munich ya desempeñaba este papel, pero acompañado de Goretzka, un jugador que no tenía problema en realizar el trabajo sucio. El futbolista de 29 años ha sido el reflejo del equipo en los últimos meses, superado físicamente y sufriendo en las transiciones defensivas. Thiago Alcántara es mejor jugador cuando juega cerca del área rival. Hasta ahora, la producción ofensiva que ha ofrecido es pésima, el de San Pietro no ha participado en ningún gol esta temporada.

La actual situación del Liverpool en PL (6 clasificado, a 2 puntos de zona Champions) no favorece al buen rendimiento de un jugador de clase mundial como es Thiago Alcántara. Todo esto, sumado a las lesiones en la zaga y el centro del campo, hacen comprensible la decisión de Klopp de transformar a Thiago en un jugador posicional, siendo todo lo contrario (la temporada pasada realizaba una media de 3 regates por partido en Bundesliga, este año 1,4 en Premier).

Thiago comete falta a Gündogan. / Fuente: Getty Images

En definitiva, los reds están acostumbrados a jugar protegidos en defensa por jugadores como Van Dijk, Fabinho o Henderson y practicar un fútbol muy vertical. Thiago es una herramienta muy útil a la hora de desatascar encuentros y filtrar balones a los tres de arriba, pero no para defender.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: