Fútbol Español Granada Liga Santander Sevilla

Sevilla 2-1 Granada CF: La impotencia se apodera de los nazaríes

Sevilla y Granada se veían las caras en el Ramón Sánchez Pizjuán con dos objetivos claros. Por parte del equipo de Julen Lopetegui, querían sumar los tres puntos y acercarse a Real Madrid y FC Barcelona en la lucha por la Liga. Por parte del conjunto entrenado por el técnico gallego Diego Martínez, tras la derrota del Villarreal, la intención era recortar puntos con los ‘groguets’ y acercarse a Europa.

Imago

El partido empezaba muy dinámico, con un Granada que se acercaba al área rival pero sin crear un peligro real Un peligro que llegó a su culmen en el minuto 11, cuando Antonio Puertas hacía gol. Por desgracia para los nazaríes, se anuló inmediatamente tras una falta de Yangel Herrera al asistir a Puertas.

Y pocos minutos después, el Sevilla golpeó para responder ante el peligro visitante. En una internada del ‘Papu’ Gómez, Maxime Gonalons lo empujaba para que no llegase a impactar con el balón. Ni el centro campista francés ni ningún otro jugador del Granada reclamó la acción. El penalti fue lanzado por Rakitic, ya que Lucas Ocampos declinó el chutar el penalti al haber fallado sus últimas dos oportunidades, ante el FC Barcelona y el Atlético de Madrid. El croata ex ‘culé’ chutaba raso a la derecha de Rui Silva, haciendo el 1-0 en el minuto 16.

El gol fue como un jarro de agua fría para los de Diego Martínez, que no propusieron mucho juego a pesar de que el Sevilla no incomodaba. Los hispalenses dieron un pasito atrás y dejaron mantener la posesión al Granada, que intentaba llegar a área rival pero el Sevilla se mantenía muy duro e intenso en el centro del campo, sin dejar pasar al equipo visitante.

El segundo tiempo se puso de cara para el Sevilla, que en el 53 se ponía 2-0 tras un remate de Ocampos en el corazón del área tras un centro del propio Gómez. El Granada se quedó muy frío y no supo cómo reaccionar, así que el encuentro bajó mucho las pulsaciones.

Las malas noticias para los nazaríes llegaron con la lesión de Carlos Neva, que fue cambiado por el ariete Jorge Molina. En los últimos minutos el partido se puso interesante, ya que Acuña en el 89 cometía penalti tras un cabezazo de Roberto Soldado.

Y fue Soldado quien acertó desde los once metros, poniendo emoción al partido y llegando a los últimos compases con el 2-1, pero llegó la polémica. Con 4 minutos de añadido, el árbitro pitó el final en el minuto 93, cuando los jugadores del Granada reclamaron. Y cuando todo el mundo estaba ya en el vestuario, el árbitro rectificó e hizo a todo el mundo volver al terreno de juego. Aún así, el marcador no se movió, y los tres puntos fueron para el Granada CF.

Imago

Autor: Pablo Triguero

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: