Afición Deportiva
Image default
Champions League Fútbol Internacional Sevilla

Sevilla 1-1 Salzburgo: El Sevilla sobrevive a la locura de los penaltis

Sevilla y Salzburgo empatan en un partido marcado por la locura vivida desde los 11 metros

Llegaban Sevilla y Salzburgo al Ramón Sánchez Pizjuán con la clara intención de sumar los primeros puntos en esta nueva UEFA Champions League. Lo que no imaginarían ni andaluces ni austriacos es la locura que íbamos a vivir en los primeros 45 minutos.

Todo empezaba a los 12 minutos del choque. Diego Carlos, como un toro, se llevaba por delante a uno de los delanteros del conjunto austriaco, una acción inicialmente señalada como falta, pero que finalmente el VAR determinaría que fue dentro del área. Adeyemi era el encargado de convertir esta primera pena máxima, pero el balón se marchó rozando el poste de la portería de Bono.

Apenas se había recuperado el Sevilla del susto inicial cuando esta vez Jesús Navas cometía un nuevo penalti de esos que categorizan como «de juvenil». El hispalense, confiado de que no fuesen a señalar penalti, empujó de forma bastante evidente a otro de los delanteros austriacos. Esta vez Sucic iba a ser el encargado y no iba a perdonar a Bono, 0-1.

Minutos después era Bono el que cometía de nuevo un penalti claro llegando tarde en un cruce al borde del área. Sucic, con la confianza de haber lanzado y convertido el penalti anterior, cogía el balón con la seguridad de poner el segundo en el electrónico pero el palo mantenía vivos a los de Lopetegui. Cuatro penaltis en 40 minutos que se saldaban con tres de ellos a favor del Salzburgo, otro para el Sevilla y un resultado de 1-1.

Las cosas que tiene el fútbol. En un partido que lo más habitual es que fuese ya 0-3, la Champions quiso darle un toque más emocionante aún al encuentro con un penalti para el Sevilla señalado gracias a la ayuda del VAR. A Rakitic, sin embargo, no le tembló el pulso para mandar el balón al fondo de la red, poner el empate en el marcador y el punto y final a esta primera mitad de infarto.

Si la primera parte fue una locura, la segunda comenzaba con una mano salvadora de Bono a bocajarro. Hasta ahora, parecía un milagro todo lo que no fuese una goleada en favor del Salzburgo. Poco después, en medio de la locura de los penaltis, En-Nesyri buscaba aprovecharse de la situación y se «lanzaba» a la piscina intentando pescar el 5º penalti de la tarde. La jugada no salía como se esperaba, y el marroquí acabó siendo expulsado por simular con esa segunda amarilla.

A partir de la expulsión, los de Lopetegui comenzaban a notar cierto desajuste para buscar los ataques, ante un Salzburgo muy bien plantado y que se crecía más y más según pasaban los minutos. A pesar de ello, el Sevilla seguía intentando asustar, amenazar con acercarse al área rival sin generar realmente un peligro serio para la portería de Kohn hasta el momento.

La entrada de Lamela, Rafa Mir y Delaney le dio un aire renovado al equipo de Lopetegui, que pasó de defenderse y dejar pasar los minutos a comenzar a gozar de alguna que otra ocasión para intentar llevarse el choque. La más clara de todas, en el 75′. Un centro de Acuña directo a la cabeza de Ocampos que remataba ligeramente desviado cuando todo el estadio ya celebraba el gol de la victoria, había que seguir trabajando.

Los últimos minutos del encuentro acabaron con muchas interrupciones, poco fútbol fluido y muy pocas ocasiones entre las que se puede destacar una gran mano de Bono en el 91′ para evitar una vez más la derrota en el debut continental.

Related posts

Previa Bayern de Múnich – PSG: Nueva oportunidad para vengarse

davidgarciardr

Previa Francia-Suiza: ¿Un partido con sorpresas?

Ainoa Ros

Real Sociedad 1-0 AZ Alkmaar | Portu derriba el muro holandés

Pablo Arnao
A %d blogueros les gusta esto: