Atlético 1-0 Valladolid | Regreso al cholismo en el Metropolitano

“Desde el cielo te voy a animar” en honor a los fallecidos por coronavirus | Fuente: Twitter Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid volvía a su casa con un emotivo homenaje a todos los que ya no volverán a compartir un abrazo de gol pero señalarán el camino desde el tercer anfiteatro. Se colocaron camisetas con el nombre de los fallecidos por culpa de la COVID-19, una gran pancarta con una de las estrofas de un cántico del Frente Atlético (“Desde el cielo te voy a animar”) y hasta el capitán Koke puso el ramo de Margarita en el córner, como era habitual. A pesar de ser junio, en el Metropolitano hacía más frío que nunca. Uno de los equipos que más iba a echar de menos a sus aficionados era el Atleti y ver el estadio vacío daba verdadero miedo. 

Los guerreros de Simeone llegaban de Pamplona con un 0-5 a favor y con ansias de la tercera plaza. Si bien depender de lo que hacen otros equipos no garantiza nada, lo cierto es que equipos como el Getafe o la Real Sociedad no han estado muy acertados en su regreso a la competición liguera y eso ha hecho que los rojiblancos suban como la espuma en la clasificación. De un sexto puesto, han ascendido hasta el tercero después de la victoria por un gol contra el Valladolid. 

Por su parte, los vallisoletanos se veían con la necesidad de ganar ya que están a 7 puntos del descenso marcado por el Mallorca. El Metropolitano no era una arena fácil para lograrlo. 

El 11 escogido por el Cholo sorprendía al no estar sus pilares fundamentales en el centro del campo Koke y Saúl. En su lugar entraban Herrera y Thomas. Llorente, después de su espectáculo en El Sadar, era titular. Lodi descansaba en el lateral izquierdo y Manu Sánchez, el canterano, asumía la responsabilidad. Sergio presentaba su 11 de las ocasiones especiales para medirse ante uno de los grandes, un 4-3-3 que no brilló en ataque pero sí en defensa.

Joao Félix y Míchel disputan un balón | Fuente: Twitter Faisal HQ

La primera parte estuvo caracterizada por la falta de precisión rojiblanca, que se rondó el área de Caro en muchas ocasiones. Todos los centros se colocaban desde la banda derecha de Trippier. Sin embargo, las ocasiones más claras llegaban de las botas de los visitantes: en el minuto 4, Waldo Rubio colocaba en la escuadra un tiro que paraba Jan Oblak; y en el minuto 31, con un tiro desviado de Matheus Fernández. Sin la contundencia que este partido requería, los equipos se iban al descanso sin goles y con 45 minutos para enmendarlo. 

En la segunda mitad del encuentro, llegaban refuerzos por parte de ambos banquillos. Los de Sergio González continuaron haciendo una lectura del partido más que acertada con una defensa adelantada y prieta que no dejaba filtrar ningún balón a los colchoneros. Los nervios y la desesperante tesitura en la que se encontraban los anfitriones hicieron que se sucedieran los intentos desde fuera del área (Thomas Partey) y las imprecisiones (como los fuera de juego de Costa). Pero gracias a sus acercamientos llegaría la jugada del gol. Koke, uno de los cambios dinamita, ponía el balón que remataría Vitolo, el quinto relevo, de cabeza. El tanto tuvo que ser revisado por el VAR. Los indios se refugiaron en el unocerismo que les caracteriza y los blanquivioletas no tuvieron más remedio que asumir esta derrota por la mínima.

El Atlético de Madrid celebra el tanto de Vitolo | Fuente: Twitter Faisal HQ

Nunca dejes de creer, tanto si eres del Valladolid y deseas salvarte con margen como si eres del Atlético de Madrid y deseas un puesto de Champions

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: