Liga Santander

Real Madrid 1 – 1 Chelsea FC: Stamford Bridge decidirá quién viaja a Estambul.

Después de una semana muy convulsa en el mundo del fútbol con la creación fallida de la Superliga, llegan las semifinales de la Champions League, el último paso antes de la ansiada final en Estambul.

Una semana más, se volvió a escuchar el bello himno de la Champions en el Alfredo Di Stefano. Todo apuntaba a que ibamos a presenciar un partidazo, y ambos equipos no defraudaron con las expectativas. El conjunto local que venía con un sabor amargo después de empatar en este mismo feudo ante el Betis este fin de semana, recibía a los bleus que hicieron lo propio en su compromiso liguero ante el West Ham, escalando a la cuarta posición de la Premier Legue que asegura su participación en la próxima edición de esta competición.

Bajo el diluvio en Valdebebas, el encuentro empezó con un ritmo muy alto por parte de los ingleses, los cuales no vinieron a especular con el resultado y presentaron una presión alta desde el primer minuto. Los pupilos de Tuchel presentaron su esquema habitual de 3 centrales con 2 carrileros muy profundos, con la entrada de Kanté en lugar de Kovacic por molestias musculares, y ahogaron la salida de balón de los blancos liderados por el jugador francés. Muchos aficionados verán a N’Golo Kanté como el jugador defensivo que maravilló a todo el mundo en aquel Leicester campeón de Premier. Sin embargo, su nueva posición no tiene nada que ver, y muchos espectadores que no consuman el fútbol inglés lo habrán comprobado con este partido. El pequeño jugador se encargó de marcar al hombre a Toni Kroos, el futbolista encargado de dar salida al balón en el conjunto merengue, y dio salida al espacio a su equipo, descolgándose continuamente al ataque, el «box-to-box» que tanto le gusta a los ingleses utilizar.

Kanté, uno de los jugadores del partido | Fuente: Twitter @iF2is

Tuvo que aparecer, como en cada partido, Thibaut Courtois para desbaratar el primer gol del Chelsea con una parada a Werner a un disparo a bocajarro. El Madrid no era capaz de evitar la presión realizada por los ingleses, y en el minuto 13 llegó el gol del «Capitán América». Un balón en largo de Rudiger aprovechado por el estadounidense Pulisic que, tras regatear al portero belga, hizo el primer gol del encuentro. Tras el gol, los ingleses siguieron dominando un encuentro en el que se encontraban muy cómodos, como si estuvieran jugando en Londres, acompañado por el clima típico de la capital inglesa.

Pullisic celebra su gol | Fuente: Twitter Chelsea

El Madrid, irreconocible ante el ritmo alto del partido, estuvo los 20 primeros minutos sin disparar sobre la portería de Mendy. Hasta que tras una individualidad de Benzema, estrelló un balón en palo tras un fallo de Rudiger en el minuto 22. Un zurdazo desde la frontal al que le faltó centímetros para convertirse en un golazo. Sin embargo, el francés no perdona dos veces. Y tras una jugada ensayada tras un córner en el minuto 25, aprovechó una prolongación en el segundo palo de Casemiro y de Militao para enganchar una volea en el área pequeña repleta de jugadores y así poner el empate en el marcador. Una primera parte preciosa en la que el Chelsea no pudo ampliar su ventaja al no poder concretar ese último pase, que siempre se escapaba por la rapidez del césped del Alfredo Di Stefano.

Benzema tras su acrobático gol | Fuente: Twitter Real Madrid

En la segunda parte, una de cal y otra de arena. Tras un primer tiempo apasionante con ataques constantes, la otra mitad fue una partida de ajedrez de los entrenadores. Un Madrid replegado con el claro objetivo de no encajar un nuevo gol dejó el balón a los visitantes los cuales no arriesgaban ningún pase para comprometerse a una contra de los merengues. Mucho respeto entre ambos equipos, conformes con el resultado. Tras la entrada de jugadores desequilibrantes como Hazard o Havertz, el ritmo del partido fue el mismo.

Hazard disputó 25 minutos ante su antiguo equipo | Fuente: Twitter @iF2is

Un sabor amargo que nos deja este encuentro, con 45 minutos muy entretenidos y los restantes más pausados. Ambos equipos dejan los deberes para la vuelta, con un ojo puesto en esa final de Estambul.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: