Afición Deportiva
Image default
Alavés Liga Santander

Manu García, de aficionado a leyenda

Esta pasada jornada 24 de liga, Manu García, capitán del Deportivo Alavés, llegó a la cifra de 300 partidos disputados con el club de sus sueños. A pesar de que el encuentro no dio margen a mucha celebración (perdieron 4-0), el vitoriano estará más que orgulloso de esta hazaña, una más para su carrera.

Si tiramos de estadística, este no es un dato nada despreciable ya que le posiciona como el segundo jugador de la historia de los babazorros con más duelos, solo superado por Martín Astudillo (346). Hace una semana sobrepasó al tercero que completa el podio, Pablo Gómez (295). Llegar a ponerse en la primera posición parece complicado, pero después de todas las proezas que ha logrado Manu con el Alavés nada se puede descartar. ¿Lo conseguirá?

Manu posando con su camiseta conmemorativa por los 300 partidos | Fuente: Twitter @Alaves

Un seguidor fiel que tuvo que buscar suerte en otros lugares

En su infancia, Manu García ha dicho ser fan total y absoluto del Glorioso, de esos que visitan las gradas de Mendizorroza cada fin de semana y sufre si se pierde un solo encuentro. No obstante, ante la no llamada del Alavés —aunque ya destacaba en el San Viator, otro club de la ciudad—, decidió partir hacia Zubieta para formar parte del filial de la Real Sociedad.

Viendo que iba a ser muy difícil ascender al primer equipo, el ahora capitán alavesista marchó en busca de otras experiencias en Segunda B en Eibar, Irún y Logroño. El fútbol fue injusto con él y no le dio la oportunidad a debutar en la categoría de plata a pesar de que estaba haciendo méritos propios de sobra. En esta situación de su carrera, apareció el club de sus sueños para darle la oportunidad de su vida, la de jugar en el Alavés. Por ello, siempre dice estar profundamente agradecido por este gesto del club vitoriano.

Manu frente a Messi en un encuentro | Fuente: Gettyimages

Uno de los mayores artífices del éxito del Alavés

Nadie dijo que jugar en el club que amas fuera fácil. A Manu le costó entrar en el equipo, sobre todo en la primera temporada en la que el Glorioso ascendió a La Liga Adelante. Los vitorianos llevaban varios años quedándose a las puertas y al final obraron el milagro. De ahí en adelante, ya en segunda, el vitoriano empezaría a ganar protagonismo en el club, siendo uno de los pilares del equipo en las próximas temporadas.

Gracias a su garra, esfuerzo, y sacrificio, el Alavés logró salvarse del descenso en esa temporada en el último minuto de la última jornada. Tras ese desenlace de infarto, tan solo dos temporadas después, conseguirían ascender contra todo pronóstico quedando primeros en la categoría. Especialmente en esta campaña los goles del pivote vasco —que ya se había convertido en capitán— tuvieron mucha relevancia en el milagro que obró el club babazorro.

Por si el crecimiento que vivía el conjunto vitoriano no fuera suficiente, en el primer año en LaLiga evitaron el descenso con holgura y consiguieron otra hazaña más: llegar a la primera final de copa de su historia. Además, los próximos tres años también consiguieron el objetivo de la permanencia, todos ellos de la mano de su capitán. Para redondear más su carrera, el vitoriano vivió el centenario del Alavés este mismo año.

El capitán del Alavés entre lágrimas tras la final de copa ante el Barça | Fuente: Gettyimages

¿El jugador más importante de la historia del Alavés?

Teniendo en cuenta todo lo que ha vivido, posiblemente Manu García sea el jugador más importante del club del paseo de Cervantes. Ha vivido dos ascensos, permanencias complicadísimas en primera y segunda, la final de copa, el centenario… Pocos jugadores habrán vivido el crecimiento de un equipo como él lo ha hecho, y menos en el club que amaban desde pequeños, en el de su ciudad. Además, la mayoría del tiempo ha sido el capitán y una pieza imprescindible sin la que no se podría entender la historia reciente del Alavés.

No se debe perder la perspectiva; Manu había sido rechazado varias veces por que se dudaba de su calidad para jugar en segunda. No solo calló esas bocas, sino que también lo hizo con todas aquellas voces que no le veían en primera. Ni en la final de copa. Ni tantos años en el club siendo capitán. Lo único que está fuera de duda es la trascendencia de su fútbol para el Alavés. Un jugador de esos de los que difícilmente se olvida.

Related posts

Fede Valverde, positivo por Coronavirus

pablotriguero

Villarreal domina el derbi de la comunidad valenciana

miguelmateogomez

¡BOMBAZO! Habrá público en las dos últimas jornadas de Liga

alvaroramospulido
A %d blogueros les gusta esto: