El Bayern no puede parar de ganar títulos

Un nuevo trofeo llega a las vitrinas del Bayern de Múnich. Después de hacerse con Bundesliga, DFB Pokal, Champions League y Supercopa de Europa en los últimos meses, parece que el gigante alemán se resiste a dejar de ganar.

Zirkzee y Davias junto al trofeo que les acredita como Supercampeones de Alemania | Fuente: Twitter @iF2is

Es cierto que la Supercopa de Alemania no es el logro con el que sueña el equipo. Ni el Bayern de Múnich, ni su rival esta noche, el Borussia de Dortmund, han tomado el encuentro como una final al uso. No han participado todos los titulares de los pasados encuentros de liga, y piezas clave como Lewandowski o Haaland no han terminado el encuentro. Debido a la extraña temporada en la que nos encontramos, no ha sido la final con más ritmo. Pero hemos podido ver goles y alternativas. Y, como casi siempre, ha ganado el Bayern.

Comienzo arrollador del Bayern

El encuentro parecía que sería un monólogo del conjunto bávaro. A los dieciocho minutos, un contraataque culminado por Tolisso ponía el 1 a 0 en el marcador. Poco después, un remate de Müller en el segundo palo, a centro de Davies, sirvió para duplicar la ventaja. Sin un esfuerzo excesivo, parecía que el partido estaba encarrilado. Pero el Borussia comenzó a desplegarse en ataque (algo que se le da bastante mejor que defender), y Brandt acortó distancias con un remate cruzado con su pierna derecha.

Llegaron al descanso con un esperanzador resultado para los chicos de Favre, tal vez por el cansancio acumulado en el frenético calendario del Bayern. O simplemente la relajación de una ventaja cómoda. Pero las sensaciones en el intermedio eran positivas para el Dortmund.

Haaland empata y perdona

El guion de la segunda parte cambió totalmente con respecto al primer tiempo. Las aproximaciones del equipo aspirante al título a la portería de Neuer se sucedían, aunque sin éxito. La más clara, un mano a mano del lateral belga Thomas Meunier, que mandó por encima del marco. Sin embargo, pocos minutos después, el joven ariete noruego y estrella del Borussia Dortmund, Erling Haaland, consiguió batir al cancerbero alemán con un remate seco a la base del poste.

El duelo Haaland-Neuer se saldó con una victoria para cada uno | Fuente: Twitter @iF2is

Sin embargo, el propio Haaland terminó perdonando la ocasión más clara del partido. De nuevo un mano a mano entre el delantero y Neuer, pero en esta ocasión, fue este último quien adivinó las intenciones de su rival, y salvó a su equipo.

Los jóvenes para el final

Ambos entrenadores decidieron reservar a sus mejores jugadores para próximos partidos, y comenzó el carrusel de cambios. Al menos, el espectador pudo conocer a algunas de las joyas de ambas academias de fútbol. En el Bayern, Richards, Zirkzee y Musiala; y en el Borussia, Reinier (cedido por el Real Madrid), Belligham y Reyna.

Pero no fue ninguno de ellos quien terminó decidiendo el partido. Fue Joshua Kimmich quien se aprovechó de un garrafal error de Thomas Delaney para, con algo de fortuna, perforar la red por tercera vez. Los cambios no ayudaron al Borussia, que no consiguió generar más peligro en los últimos minutos.

Kimmich celebrando el gol de la victoria con Lewandowski| Fuente: Twitter @iF2is

Al Bayern solo le queda el Mundial de Clubes para hacer una temporada perfecta, mientras que en Dortmund tendrán que mejorar bastante para poder competir por las competiciones domésticas la presente temporada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: