Atlético de Madrid Liga Santander Osasuna

Atlético de Madrid 2-1 Osasuna: El Atlético a un paso del título

Victoria agónica del Atlético de Madrid que hace una gesta épica para darle la vuelta al partido. Los de Simeone llegan a la última jornada dependiendo de sí mismos y una victoria en Valladolid les dará LaLiga.

Penúltima jornada de Liga, el Wanda Metropolitano acogía el partido entre Atlético de Madrid y Osasuna, en el que los colchoneros podían cantar el alirón. Un triunfo local y un pinchazo del Real Madrid en San Mamés haría campeón al equipo de Simeone, que llegaba a esta jornada tras una victoria sufrida ante la Real Sociedad. Mientras tanto Osasuna enfrentaba al líder sin jugarse nada y tras vencer al Cádiz en el Sadar.

Primera parte: Asedio colchonero sin premio

El Atlético arrancó el partido al igual que lo hizo contra la Real Sociedad. Los colchoneros salieron a dominar el encuentro desde el comienzo y buscaban la posesión del balón para llevar la ofensiva. Sin embargo, a diferencia del partido ante la Real, las ocasiones claras no terminaban de llegar.

Sergio Herrera evitó el gol rojiblanco en los primeros minutos

Cerca del minuto 10 llegó la primera oportunidad clara de gol del partido. Correa remataba y el rechace de la defensa se quedaba muerto en el área, allí aparecía Luis Suárez para enfrentar a un Sergio Herrera que le ganó el duelo al uruguayo y despejó el remate. No fue la única vez que el meta de Osasuna freno al 9 del Atlético, en el minuto 15 también apareció para salvar el remate del charrúa.

El equipo rojiblanco ahora sí que merodeaba la meta rojilla con peligro. De hecho la volvió a tener Luis Suárez, el delantero intentó un remate de tacón tras el centro de Hermoso pero no enganchó bien el tiro.

El Atlético de Madrid, impreciso en la definición

El Atlético de Madrid comenzó a asediar a Osasuna y el gol parecía acercarse, pero la imprecisión en los últimos metros distanciaba a los de Simeone de ese tanto inicial. En el minuto 22 llegó la ocasión más clara hasta entonces, Correa metía un centro raso al segundo palo que recogía Suárez y tras controlar mandó el balón al poste fallando un gol que parecía cantado.

Ya iban varias ocasiones desperdiciadas por el ariete uruguayo que parecía no tener su tarde de cara a puerta a pesar de disponer de múltiples ocasiones. También lo probó Correa que aprovechó la espalda de la zaga rojilla para hacerse hueco y probar fortuna pero nuevamente Sergio Herrera frustraba la intentona rojiblanca.

Y en escasos minutos llegó una más de Suárez, la quinta del charrúa, que cruzó en exceso el tiro con el exterior tras regatear a sus oponentes. El partido era un dominio total del Atlético, los rojiblancos intentaban continuamente ponerse por delante del marcador y ante ellos tenían a un Osasuna que, de no ser por su guardameta, prácticamente parecía no haber hecho acto de presencia.

La primera parte moría y los de Simeone seguían intentándolo

No había fortuna, todas las ocasiones del Atlético acababan de la misma manera, lejos de la portería. Y mira que lo intentó el equipo rojiblanco, la mitad del equipo había probado suerte pero el gol se resistía. Hasta Saúl lo intentó desde la media distancia y su remate se estrelló en el palo, el segundo de la tarde, el Atlético había hecho méritos para marcharse por delante al descanso pero el destino no lo quiso así.

Los de Simeone se marchaban a vestuarios tras una primera parte en la que habían sido muy superiores pero en la que el gol, el elemento más importante del fútbol, no había hecho acto de presencia por el Metropolitano a pesar de los 16 tiros efectuados por los locales, y por ende había dejado sin recompensa el esfuerzo de los rojiblancos en los primeros 45 minutos.

Segunda parte: Gesta rojiblanca

El segundo tiempo comenzó con un Atlético en busca del gol que no logró en la primera mitad. Los jugadores rojiblancos eran conscientes de la importancia de conseguir una victoria que podía significar un título tal y como se estaba dando el resultado en San Mamés. Los de Simeone se merecían la victoria por lo mostrado en los primeros 45 minutos e iban a dar todo para lograr que el partido hiciese justicia.

El escenario en el inicio del segundo tiempo era el mismo que el de la primera mitad, el Atlético dominaba el encuentro pero no encontraba el gol. Sin embargo el equipo procuraba no descuidar la espalda y protegerse de las posibles contras de Osasuna.

El gol llegó…pero en posición ilegal

A la hora de encuentro llegó lo que tanto buscaba el Atlético, Trippier sacó una falta que peinó Saúl y Savic culminó la jugada enviando el balón al fondo de la red. Los jugadores rojiblancos celebraban el gol pero el línea señalaba posición antirreglamentaria y el VAR se encargaba de ratificar la decisión.

Y ni 5 minutos pasaron cuando llegó el segundo gol anulado, Carrasco definía tras un gran balón filtrado pero el belga también partía en posición ilegal y aunque la jugada acabó en el fondo de las mallas el gol no subía al marcador.

Las malas noticias no cesaban, el Atlético no era capaz de ponerse por delante y encarar el triunfo, y el Real Madrid se adelantaba en San Mamés, un gol que hacía depender a sí mismo al conjunto blanco.

Cuando las cosas no están de cara y todo sale mal

En el minuto 75 llegó el gol que explotó la clasificación de LaLiga. Osasuna no había llegado a puerta en todo el partido y a falta de un cuarto de hora para el final del encuentro llegó por primera vez y lo hizo por la puerta grande. Budimir cabeceaba un centro y aunque Oblak detenía el balón, lo hacía desde detrás de la línea de gol. El tanto del delantero daba un vuelco a la tabla de LaLiga y ponía líder al Real Madrid a falta de una jornada en la que los merengues dependerían de sí mismos.

Pero el Atlético nunca deja de creer

El Atlético no se vino abajo y aunque el tiempo corría a la contra de los rojiblancos, los de Simeone luchaban por hacer la hazaña de remontar el partido.

Y se metió en el encuentro a falta de 8 minutos, un magnífico pase de Joao dejó solo a Lodi y este definió una portería que parecía imbatible. El brasileño metía a los suyos en la pugna por la victoria a escasos minutos del final tras batir a Sergio Herrera.

Y en el minuto 89 se consumó la remontada, Luis Suárez, el que no había tenido su tarde apareció cuando su equipo más lo necesitaba. Carrasco puso un balón al punto de penalti y allí llegó el uruguayo para empujar un balón que tanto se le había resistido. Y tras el gol sufrió pero el pitido final hizo justicia y otorgó los tres puntos al Atlético.

Victoria agónica del Atlético que sufrió para alzarse con el triunfo pero que finalmente lo logró y se mantiene líder a falta de una jornada. Los de Simeone serán campeones si consiguen la victoria en Valladolid.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: