Fútbol Internacional Premier League

Arsenal 2-1 Tottenham: Lamela, héroe y villano

El derbi del norte de Londres es uno de los mejores derbis del mundo. Hoy se enfrentaban Arsenal y Spurs, ambos equipos con aspiraciones europeas. Salió victorioso el conjunto el conjunto de Arteta, con un Lamela que vivió la cara y la cruz en este partido.

Lamela haciendo un golazo. / Fuente: Imago

El partido empezaba con un Arsenal mucho más activo, mientras que los Spurs de Mourinho estaban mas bien al acecho. Los ‘gunners’ se mostraban muy ofensivos sobre todo en banda izquierda, con un Tierney que se sumaba al ataque para crear peligro. Aún así, el Tottenham cerraba líneas y mantenía un bloque sólido atrás, imposibilitando las llegadas más peligrosas de Arsenal.

A pesar de la superioridad del Arsenal, el primer golpe lo dio el conjunto visitante. Lamela se inventaba un remate de rabona absolutamente espectacular, que dejó con las manos en la cabeza a Sergio Reguilón. El balón pasó bajo las piernas de Partey y entró por un lateral de la portería. Golazo espléndido en el minuto 32.

Al filo del descanso llegaba la igualada, con un gol de Martin Ødegaard en el 43 para poner el 1-1. Un gol psicológico que hacía daño al Tottenham.

Odegaard celebra su gol. / Fuente: Imago

El segundo tiempo era algo más aburrido. Los equipos no querían caer en errores, y los delanteros estaban algo espesos, sobre todo Harry Kane. El delantero inglés de 27 años estaba lento, y no conseguía conectar con el centro del campo. En el 61, Sánchez cometía penalti y Lacazette aprovechaba el error del colombiano para hacer el 2-1. Los ‘gunners’ habían remontado el partido.

En el 75 llegaba la expulsión de Lamela, por doble amarilla tras juego peligroso. Errores de juveniles que penalizó mucho a los Spurs, pues la expulsión les cortaba las alas para buscar el empate.

Lacazette hace el 2-1. / Fuente: Imago

Con este resultado, el Tottenham queda séptimo con 45 puntos, a tres de Europa League. El Arsenal sigue muy lejos de Europa, con 41 puntos y décimo.

Autor: Pablo Triguero

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: