Copa América

Argentina 3-0 Ecuador: Messi reparte felicidad y recoge el billete a semifinales

La selección albiceleste se clasifica para semifinales en un partido donde dominó claramente a la selección de Ecuador

Primera parte de gran ritmo por parte de Argentina

Argentina quería verse en semifinales lo antes posible, y así fue como desde el primer minuto se lanzó a la ofensiva. Ecuador, por su parte, se mantenía replegado atrás, esperando la ocasión perfecta para salir al contra ataque. Desgraciadamente para el conjunto visitante, no hubo muchas oportunidades durante el partido de que ocurriera eso.

Ecuador sufrió, a pesar de que hubo tramos del primer tiempo donde pudo equilibrar más o menos el encuentro, aunque durante unos pocos minutos solamente. Simplemente, cogían aire y se volvían a preparar para sufrir. En el minuto 23, apareció el ’10’ para meter aún más miedo en el cuerpo a Ecuador. En un mano a mano, la estrella del fútbol mundial no pudo definir bien, estrellando el balón contra la madera.

Las pocas ocasiones de Ecuador en algún contra ataque puntual, o el balón parado. Aún así, ningún acercamiento destacable, ya que Argentina monopolizaba el juego. Messi aparecía en tres cuartos para generar mucho peligro, siendo la principal referencia ofensiva de su selección.

Y tras muchas oportunidades, llegó la recompensa. Salida en falso de Galíndez, el balón queda muerta, y apareció el (por ahora) jugador del FC Barcelona, Leo Messi. Con un toque magistral, asiste a De Paul, que marca a placer el 1-0. Llegábamos al descanso con un resultado algo justo, pero con un juego muy superior por parte de Argentina.

Rodillo argentino en la segunda mitad

La segunda parte ya fue coser y cantar para la selección albiceleste. Si bien Ecuador presionaba algo más arriba, hay que admitir que Argentina seguía estando muy cómoda. Los espacios dejados atrás por la selección visitante hacía que Lautaro Martínez se relamiera, buscando la espalda y contando con ocasiones de llevarse su gol, cosa que acabó llegando.

Apenas quedaban diez minutos, pero Lautaro se tuvo que llevar su gol tan ansiado. Presión de Di María, que provoca un fallo defensivo. El defensor cae, cogiendo el balón muerto Leo Messi, que con un toque de exterior asiste a Lautaro. El delantero del Inter de Milán no falla, clavando el balón en la escuadra.

Y Messi no se podía ir sin marcar. Si bien llevaba dos asistencias, tuvo que hacer un gol absolutamente fantástico. Un chute de falta al borde del área, que se coló por el palo del portero, por toda la escuadra. 3-0 y un billete a semifinales que vale oro para los de Sampaoli.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: