A octavos sobre la bocina | Fase de grupos Atlético de Madrid

Los jugadores del Atlético celebran uno de los goles / Fuente: Twitter @Atleti

Tras caer derrotados ante el Leipzig en la pasada edición de Champions League, los de Simeone partían con la ilusión de conseguir la tan ansiada orejona que se les ha resistido en varias ocasiones. Pero para pensar en alzar el trofeo hay que superar escollo tras escollo y el primero de ellos era la fase de grupos, una fase de grupos que se le ha acabado complicando al conjunto colchonero.

La suerte del sorteo le emparejó con la más fea, el Atlético partía en el bombo 2 y enfrentarse a uno de los cocos era una posibilidad más que real. Así fue, del bombo 1 salió el Bayern, vigente campeón de la competición y con un nivel de juego a años luz del resto de clubes, al Atlético le tocaba bailar con la que no quería nadie, pero si algo caracteriza a los de Simeone es su capacidad para luchar cada partido y pelear contra cualquier equipo al que se enfrente por muy grande que sea.

El grupo lo terminaron conformando el Salzburgo y el Lokomotiv. Los austriacos ya dejaron aviso de lo que eran capaces la temporada pasada, liderados por Erling Haaland solo el Liverpool, en la última jornada de la fase de grupos, les privó de su pase a octavos, y el Lokomotiv es siempre complicado, los viajes a tierras rusas no son sencillos y la principal amenaza era esa. Todo apuntaba a que tanto Bayern como Atlético se clasificarían sin demasiados problemas, pero el Atlético, a diferencia de los bávaros, sí que encontró trabas en su clasificación.

Rivales del Atlético de Madrid en la fase de grupos / Fuente: Twitter @Atleti

Visita al Bayern en la jornada inaugural

Los rojiblancos no empezaron con buen pie su camino en esta edición, en su primer partido fueron arrollados por el actual campeón (4-0). A pesar de transmitir buenas sensaciones, los rojiblancos fueron vapuleados por la maquinaria ofensiva de los alemanes y nada pudieron hacer para frenar las numerosas acometidas del conjunto dirigido por Flick. Se sabía que era una salida complicada pero el Atlético no llegó a competir como en otras ocasiones y eso le pasó factura, además tras el despliegue protagonizado por los bávaros todo parecía presagiar que la única opción real era el segundo puesto que los colchoneros debían pelear con Salzburgo y Lokomotiv.

El Bayern vapuleó al Atlético en el primer partido de la fase de grupos / Fuente: Twitter @ChampionsLeague

Primer triunfo, victoria en casa ante el Salzburgo

Los rojiblancos debían dar un golpe sobre la mesa en la segunda jornada de la fase de grupos. En la jornada inaugural les habían pasado por encima y si querían mandar un mensaje a sus competidores, el partido ante el Salzburgo era el adecuado. Los austriacos venían de empatar ante el Lokomotiv y el encuentro disputado en el Metropolitano podía servir para tomar ventaja en la lucha por la clasificación.

No se lo puso fácil el equipo de la factoría Red Bull, los de Jesse Marsch plantearon un ritmo de juego que llegó a sobrepasar a los de Simeone en varios puntos del encuentro, pero fue entonces cuando se emergió la figura de Joao Félix. El astro portugués se echó el equipo a la espalda y con un doblete remontó un partido que se le había complicado al conjunto de la capital madrileña, pero que en el minuto 85 daba la vuelta al marcador para llevarse sus tres primeros puntos.

Espectacular chilena de Joao Félix que se estrelló en el larguero / Fuente: Twitter @iF2is

A pesar del triunfo la declaración de intenciones del equipo austriaco había quedado clara, no iban a dar su brazo a torcer y si el Atlético quería el pase a octavos debía de ganárselo jornada tras jornada.

Lokomotiv, la muralla rusa insuperable para el Atlético

Era un hecho que la salida a tierras rusas no iba a ser sencilla, pero lo que nadie esperaba era que el conjunto ruso lograse dos empates en sus dos partidos contra el Atlético. En la capital rusa el partido se puso de cara gracias a un gol de Giménez al cuarto de hora de encuentro, sin embargo un penalti que cometió Herrera fue el principio de la odisea rojiblanca ante el Lokomotiv.

Los rusos igualaron el encuentro desde los once metros y la muralla defensiva que plantaron en su campo desde entonces fue un escollo que los de Simeone no pudieron superar. Las ocasiones se sucedían pero el Atlético era incapaz de anotar otro gol, de hecho el tanto de Giménez fue el único que acabó en la portería en los dos encuentros disputados con el Lokomotiv. La visita a tierras rusas se saldó con un empate a 1 y los colchoneros desperdiciaron la oportunidad de meter tierra de por medio a un Salzburgo que encajó seis goles del Bayern.

Desperdició otra oportunidad más, el Bayern selló su clasificación tras vencer al Salzburgo en la jornada 4 y si el Atlético ganaba su partido en casa ante el Lokomotiv la clasificación estaría a escasos puntos. Sin embargo, los fantasmas del partido en tierras rusas aparecieron en la noche madrileña y nuevamente los rojiblancos fueron incapaces de superar a sus rivales, ni los 20 remates ni los 16 saques de esquina de los que dispuso el cuadro colchonero acabaron en el fondo de la red.

El Atlético fue incapaz de superar al Lokomotiv en sus dos partidos / Fuente: Twitter @iF2is

El Atlético llegaba a la jornada 5 con cinco puntos, una victoria en su visita ante el Salzburgo y dos empates ante el Lokomotiv. Los rusos tenían tres puntos y los austriacos uno, y la clasificación del grupo A continuaba abierta.

Oportunidad de oro ante el Bayern

El Atlético contó con un «match ball» ante el Bayern, la diferencia horaria le dio la oportunidad de conocer el resultado del partido entre Lokomotiv y Salzburgo antes de disputar su encuentro ante el Bayern. El triunfo austriaco brindaba la posibilidad de clasificarse matemáticamente si los colchoneros se llevaban la victoria ante un Bayern ya clasificado como primero de grupo que llegó a Madrid con importantes bajas.

Flick introdujo numerosas rotaciones en su once inicial y la clasificación rojiblanca parecía ponerse a tiro. El gol de Joao Félix en la primera mitad acercaba a los suyos a octavos pero el Atlético acusó la falta de un 9 puro, Costa lesionado y Suárez positivo en Covid, y terminó pagando el hecho de no sentenciar el encuentro. Cuando el actual campeón puso sobre el verde a algunos de sus titulares, el dominio del partido cambió por completo y los alemanes se acercaron tanto a la portería defendida por Oblak que acabaron batiéndola, un penalti convertido por Müller alargaba el sufrimiento rojiblanco y los de Simeone se veían obligados a sacar mínimo un empate en su último partido de la fase de grupos.

Müller alargó la clasificación del Atlético con su gol de penalti / Fuente: Twitter @iF2is

La final de Austria

El Atlético llegaba al Red Bull Arena a disputar una final ante el Salzburgo. Le valía un empate para clasificarse pero salir en busca del empate podía suponer tropezar en la misma piedra en la que han tropezado los del Cholo alguna vez que otra. Los austriacos se encontraban en la misma situación que la campaña pasada, última jornada con la clasificación en el aire y una victoria les metía en el bombo de los 16 mejores.

Cerca estuvo de ponerse por delante en el minuto 2 pero el poste frenó el remate de Berisha y a la postre, la clasificación de los austriacos. Los de Simeone salieron dubitativos y el Salzburgo aprovechaba las dudas de sus rivales para meter el miedo en el cuerpo, solo la falta de eficacia ofensiva les privó de ponerse por delante y quien sabe lo que hubiese ocurrido si eso hubiera sucedido. Lo que sucedió fue un gol al borde del descanso, el de la tranquilidad rojiblanca, Hermoso cabeceó una falta lateral que centró Carrasco y la clasificación del Atlético parecía próxima.

A la vuelta de vestuarios el Salzburgo volvió a meter el miedo en el cuerpo pero no metió la pelota en la portería, que en el fútbol es lo importante. Con el paso de los minutos los huecos en la zaga austriaca se hacían más grandes y finalmente el Atlético selló su pase a octavos aprovechando esos huecos, Carrasco marcó de volea el 0 a 2 y la clasificación de los de Simeone ya era un hecho.

Hermoso y Carrasco dieron con sus goles el triunfo al Atleti en la final de Austria / Fuente: Twitter @Atleti

Balance general

El Atlético se mete en el sorteo que se disputará el lunes 14 a pesar de haber sufrido más de lo esperado durante la fase de grupos. 9 puntos de 18 posibles ha sido el bagaje de los colchoneros, dos triunfos, tres empates y una derrota conforman el casillero rojiblanco.

Clasificarse como segundo deriva en un cruce complicado en octavos pero ya el año pasado los de Simeone hicieron una gesta histórica en Anfield eliminando al campeón, el Liverpool. El Atlético es capaz de lo mejor y de lo peor, pero lo que es seguro es que los colchoneros compiten como pocos y sus rivales, por muy fuertes que sean, no quieren ni en pintura al equipo dirigido por Simeone.

La fase de grupos de esta edición ya es historia, el lunes el sorteo y para los octavos de final queda mucho tiempo, así que fieles a la filosofía del técnico argentino, partido a partido.

Autor: Víctor Sampedro

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: