Image default

Tadej Pogacar, el genio que todo lo puede

El esloveno consiguió este domingo una victoria histórica en el Tour de Flandes. Su techo no lo sabe nadie.

El 21 de septiembre del 1998 nació una leyenda de la bicicleta. Un esloveno que ha venido para cambiar la historia, para escribir una página única en el ciclismo. Tadej Pogacar es un ciclista de 24 años, que ha puesto a este deporte en un nivel superior. El corredor del UAE lleva desde el 2019, que entró al profesionalismo creciendo a pasos agigantados. Y lo mejor de todo, es que aún no sabemos su techo.

El domingo pasado en el Tour de Flandes, en Bélgica, la cuna del ciclismo, el genio firmó una actuación primorosa. Porque el nuevo “caníbal” no compite con sus rivales que tiene en las carreras, sino que directamente lucha con Eddy Merckx, Bernand Hinault o Miguel Indurain. Cada vez que “Poggi” se pone un dorsal, tienes la sensación de que es un acontecimiento que no te puedes perder, porque puede ser histórico.

Porque el ciclismo ha pasado una época muy dura, donde se hablaba más de dopaje, que de lo que pasaba en el asfalto de las carreteras. Ahora se habla de una generación de oro, que da espectáculo día a día, en cada prueba en la que participan, pero con el esloveno como mayor exponente. Porque no gana de manera normal, sino que cuando vence, casi siempre es a lo grande, dejando una exhibición por competición en la que participa.

Un ataque para la historia

En de Ronde van Vlaanderen firmó una actuación memorable para ganar su cuarto monumento, con tan solo 24 años. Lo realizó enfrentándose a dos de los mejores ciclistas de la actualidad, como son Mathieu Van der Poel y Wout Van Aert. A 18 km del final, en la penúltima cota de la jornada, dejó un ataque seco que será recordado durante muchos años.

En la cabeza de los aficionados quedará el recuerdo de la forma en la que Pogacar destronaba el “elegido“, al favorito a reeditar su victoria del año anterior en esta carrera. Los espectadores tendrán en la retina, como un ganador del Tour de Francia o pódium de la Vuelta a España reventaba a los especialistas puros en su terreno. En definitiva, a los mejores en este tipo de pruebas.

Este hecho, solo lo han realizado Eddy Merckx y Louison Bobet, los únicos en ganar el Tour y Flandes. A ese nivel está lo que el genio esloveno consiguió el domingo pasado en los adoquines belgas. Un día inolvidable para los amantes de este deporte. Porque Tadej Pogacar no corre para ganar carreras, pedalea para hacer historia. Y vaya si la está haciendo. Algunos dirán que estas exhibiciones las pagará en el próximo Tour. Pero que nos quiten lo bailao.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: