Fútbol EspañolFútbol InternacionalMundial 2022Selección Española

Luis Enrique, la arrogancia se paga con fracaso

El seleccionador español deja abierta la duda de su continuidad después de que su contrato expirase en el día de ayer con la eliminación en el Mundial contra Marruecos

Luis Enrique jugó con fuego desde el inicio de la cita mundialista y, finalmente, el técnico asturiano se terminó quemando. El seleccionador de ‘La Roja’ comenzó su andadura en el Mundial sorprendiendo a todos los aficionados españoles tras anunciar que se iba a convertir en streamer durante todo el Campeonato del Mundo de Catar. La decisión del seleccionador no dejó indiferente a nadie ni agradó a todos los españoles, ya que un sector de la opinión pública entendía que hacer directos en Twitch no era la mejor opción para un seleccionador, que tiene que estar atento a otros asuntos durante un evento tan importante como es un Mundial.

¿Cuál era el objetivo con los streams?

Luis Enrique, durante el Mundial, ha realizado ocho directos en Twitch, en los que hemos conocido la faceta más extrovertida del propio entrenador asturiano. Con los streams, hemos averiguado que Luis Enrique come seis-siete huevos diarios, hemos visto opinar al exentrenador del FC Barcelona sobre un posible romance entre la Princesa Leonor y Gavi o hablar abiertamente sobre la vida sexual que los jugadores pueden llevar a cabo en el Mundial. También, los espectadores del stream de Luis Enrique han descubierto cuáles son los integrantes del staff del combinado español, desde el psicólogo de la concentración de ‘La Roja’, Joaquín Valdés, hasta el analista de la selección, Aitor Unzué. De esta manera, Luis Enrique anunciaba su etapa como streamer:

Los directos de Luis Enrique han sido muy divertidos. Algunos, incluso, le han reído las gracias. Sin embargo, más allá de sus anécdotas graciosas, que en el juego de la selección no han repercutido absolutamente en nada, ¿qué han mejorado los streams de Luis Enrique en el estilo del combinado español? Nada. Es curioso que sea el único seleccionador del Mundial, que en vez de estar a lo que hay que estar, como analizando los distintos equipos que participan en la Copa del Mundo, analizando cómo juegan, cuáles son sus virtudes, cuáles son sus defectos por si se diera la posibilidad de que España se hubiese tenido que medir a algunos de ellos, nuestro seleccionador estaba pendiente en su Twitch de tratar asuntos irrelevantes en este Mundial.

Luis Enrique se ha olvidado que era el seleccionador de una nación y su soberbia le ha llevado a perder su propia razón. Un entrenador de fútbol tiene que asumir cuáles son sus funciones y no asistir a un Mundial a hacer directos, mientras te estás jugando el honor futbolístico en el evento más importante del deporte rey.

El propio ego de Luis Enrique ha enterrado a la figura del seleccionador español, que en su afán de querer ser protagonista y de quedar por encima de la prensa, pensando él mismo que los medios de comunicación tienen una obsesión con su persona y que es el ombligo del mundo, se ha preterido de lo que realmente era lo importante: el papel de España en el Mundial. ¿Cuál es el resultado de esta política absurda de los streams? Un fracaso histórico frente a una selección muy inferior respecto al nivel de España y que ‘La Roja’ se haya convertido en el hazmerreír futbolístico a nivel mundial.

¿Dónde está la insignia de Luis Enrique en ‘La Roja’?

Seguramente, tras la eliminación de España en el día de ayer frente a Marruecos, se nos viniese a muchos una imagen a nuestra cabeza: la derrota contra Rusia en el pasado Mundial. El combinado español cayó en el día de ayer de la misma manera que contra la selección rusa en la última cita mundialista: más de 1.000 pases para realizar únicamente dos tiros a puertas en 120 minutos y eliminados en la tanda de penaltis con un Fernando Hierro como seleccionador tras el despido de Lopetegui a tan solo dos días de que comenzase el Campeonato del Mundo en Rusia.

La lista definitiva de Luis Enrique para el Mundial dejaba demasiadas dudas a muchos aficionados españoles. Por ejemplo, es llamativo que de los cuatro centrales que han asistido al Mundial, en los tres partidos en los que España tenía mucho en juego, frente a Costa Rica, Alemania y Marruecos, solo haya un jugado un central como titular, Laporte, y que un mediocentro defensivo, Rodri, fuese reconvertido en un zaguero. Este hecho evidencia que ni el propio Luis Enrique tenía la confianza plena en sus centrales como para que disputasen partidos de estas dimensiones y, por lo tanto, dudando de futbolistas que él mismo ha convocado.

Si una cosa queda clara en este tipo de torneos es que los entrenadores llevan a futbolistas de su plena confianza y que son realmente los mejores en sus puestos. ¿Realmente Luis Enrique confiaba en los centrales que había convocado? O por el contrario, ¿Luis Enrique ha dejado fuera a centrales, como Ramos, Albiol o Íñigo Martínez, por el simple hecho de que la prensa expresaba su malestar en las decisiones del técnico asturiano en la línea defensiva, evidenciando el propio seleccionador español, una vez más, que quería quedar por encima de los medios de comunicación?

Decisiones erróneas en los momentos clave

El encuentro frente a Marruecos evidenció algunos fallos de Luis Enrique en lo que respecta a decisiones técnicas. Por ejemplo, nadie que estaba viendo el duelo del combinado español en el día de ayer entendió la sustitución de Gavi por Carlos Soler, cuando el mediocentro del FC Barcelona estaba siendo el único futbolista que ganaba balones divididos ante jugadores marroquíes y el jugador español que más garra estaba poniendo sobre el terreno de juego del Education City Stadium.

Tampoco, Luis Enrique acertó en el aspecto mental. El seleccionador español, después de tener más de 50 minutos a Pablo Sarabia calentando en la banda, sustituyó a Nico Williams, quien estaba siendo el mejor revulsivo de España ante Marruecos y el único que se atrevía a encarar y romper, de alguna manera, el entramado defensivo del conjunto africano, por el extremo del PSG para que éste únicamente ejecutase un lanzamiento en la tanda de penaltis. Esta decisión de Luis Enrique fue bastante errónea, ya que un entrenador a este nivel tan profesionalizado no puede incluir a un jugador en el terreno de juego solamente para que lance un penalti, destruyendo la mentalidad del futbolista de cara a convertir la pena máxima.

Además, nadie entiende cómo, por ejemplo, Ferrán Torres sigue siendo titular en este equipo, olvidándonos absolutamente de la relación familiar que unen al delantero del Barça y al seleccionador español. En cambio, es despampanante que un jugador goce de 73 minutos en un partido clave de octavos de final contra Marruecos después de estas estadísticas: 0 disparos a puerta, 0 centros con acierto, 0 pases clave, 0 recuperaciones, 17 pérdidas, 2/9 duelos ganados, 1/3 regates completados y 1 falta provocada. Muchos aficionados y periodistas españoles no logran asimilar cómo un futbolista permanece casi un partido entero con estos datos en un duelo tan trascendental como el del día de ayer frente a Marruecos.

Dos partidos ganados entre Eurocopa y Mundial

La realidad es que la selección española logró ganar un partido en la Eurocopa del año pasado, ante Eslovaquia, y otro partido en el Mundial, contra Costa Rica. Los resultados de Luis Enrique no son demasiados buenos con la selección española, ya que el técnico asturiano dispone de un bagaje de victorias inferior al 50% de todos los partidos que ha dirigido a ‘La Roja’. De hecho, estos datos son los peores de un seleccionador español desde que Miguel Muñoz dirigiera a la selección hace más de 40 años. Sin embargo, el actual seleccionador ha recibido menos críticas que otros entrenadores que han cosechado mejores resultado con ‘La Roja’: Luis Aragonés, Clemente, Camacho…

La trayectoria de Luis Enrique como seleccionador español deja una cosa clara: España puede ganar contra cualquiera, pero puede perder contra cualquier equipo. El segundo hecho en una selección con el nivel de España, campeona del mundo, no se puede permitir. Por ello, mucha gente duda de los resultados que ‘La Roja’ puede lograr con Luis Enrique y, por estas razones, muchos aficionados españoles dudan más que nunca que sea Luis Enrique sea la figura que devuelva a la selección a la cúspide futbolística.

Su futuro, en el aire

La gran duda tras el batacazo histórico frente a Marruecos es la continuidad de Luis Enrique como seleccionador español. Su contrato finalizaba tras el Mundial. En diferentes entornos de la Real Federación Española de Fútbol, se especulaba con que Luis Enrique continuase hasta la ‘Final Four’ de la Nations League. Sin embargo, la eliminación inesperada y temprana del Mundial de Catar deja un ‘tejado’ de dudas sobre la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, concretamente sobre Luis Rubiales.

Durante esta semana y la que viene, se despejará la gran duda sobre la prolongación de Luis Enrique en el banquillo de la selección española o, por el contrario, el fin de un ciclo que ha pasado inadvertido en la historia de ‘La Roja‘ en cuanto a logros, pero polémico en lo que respecta a algunos aspectos que atañe a la selección de todos, a la selección española.

Related posts

La cantera del Granada brilla con luz propia: Entrevista con Mario González y Sergio Fernández

Pablo Triguero

OFICIAL: Álex Fernández, hasta 2025 en Cádiz

Antonio García Núñez

Atlético y Barça ya esperan rival en octavos de la Champions League

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: