Fútbol EspañolLiga SantanderVillarreal

Unai Emery: un legado para la historia

“Aquel 27 de julio de 2020, en mi presentación, dije que mi sueño era ganar un título con el Villarreal CF. Hoy, después de haberlo cumplido, puedo deciros a los aficionados, al club y a los jugadores que lo que nunca hubiera soñado es que iba a ser tan feliz como lo he sido con vosotros”.

Así terminaba Unai Emery su carta de despedida, imprimía su firma y dejaba marcado un final que ha sido tan inesperado como sorprendente. Esta noticia ha hecho trizas en el corazón de los aficionados del Villarreal, que salieron de una semana trágica donde tocaba llorar el fallecimiento de José Manuel Llaneza para entrar en otra que empieza con el entrenador despidiéndose para siempre del club donde ha sido tan feliz como él dice.

Su paso en el Villarreal ha sido tan efímero como productivo. Durante su trayectoria en el conjunto ‘groguet’, el entrenador vasco ha dejado tantas tardes malas como noches de gloria. Emery ha sido el hombre perfecto para hacer escalar al club a ese escalón que tanto Llaneza como Roig llevaban años peleando por conseguir. Les ha ubicado en el mapa europeo como un golpe en la mesa de quien necesita reivindicarse, pero no tiene como hacerlo, una rebelión contra los grandes y una demostración de casta y coraje de cómo un pueblo pequeño de Castellón de la Plana, incluso, podía soñar con ganar la Champions.

Emery saludando a Klopp en uno de sus partidos más importantes como entrenador del Villarreal CF

Hablar de Unai Emery y su paso en el Villarreal es hacerlo del entrenador más importante de la historia moderna del club. Un técnico que tenía que demostrar que seguía teniendo el nivel para entrenar a los más grandes después de no conseguir dejar su huella en algunos equipos como Arsenal o PSG. Sin embargo, el técnico de Hondarribia ha logrado que un equipo, que llevaba años acumulando talento, pero que no conseguía los éxitos esperados, se consagrase como un equipo referencial a nivel nacional y europeo.

La Europa League, la consagración de Emery en Vila-real

Quedarse con los éxitos materiales de Emery en el Villarreal sería quedarse corto, pero no sería ser injusto. En su primera temporada en el cuadro de la Plana, tocó metal, conquistando una Europa League con la que muy pocos contaban. Su equipo se saltó las estadísticas y los pronósticos, demostrando que una ciudad de alrededor de 50.000 habitantes podía ser más grande futbolísticamente que una de 500.000 personas tras la consecución del título de Europa League en esa gran final contra el Manchester United en Gdansk.

Se podrán analizar muchas cosas de su paso por Villarreal, un equipo que no ha sido regular en liga, pero que ha sabido vestirse de gala para las noches grandes. El Villarreal CF, con Emery a los mandos, ha peleado cuando tocaba hacerlo, con un presupuesto absurdo para Europa y con muchos jugadores que nunca serían internacionales brillando por Europa.

Las semifinales frente al Liverpool, la ‘espinita’ del técnico vasco

Si con Unai Emery se habla de historia, es porque lo que hizo la temporada pasada, no hay otra forma de definirlo. Construyó un equipo con más valor que miedo, más arrojo que dudas, más certezas que incertidumbres, un grupo de jugadores a los que no le temblaron las piernas, que se mantuvieron siempre fuertes y con una sonrisa para asaltar Turín y Múnich. Tras aquellas dos proezas en Europa en estadios tan míticos, como el Allianz Arena y la Juventus Stadium, los discípulos de Emery salieron de Anfield con vida para, posteriormente, acorralar a todo un Liverpool en el Estadio de la Cerámica, un estadio para 22.000 aficionados que se convirtió en un coliseo romano, con una batalla a vida o muerte entre Emery y Klopp, donde el de Hondarribia fue el que marcó sentencia durante muchos minutos del partido.

Lo bueno de hacer historia es que por muchos años que pasen, el legado seguirá vivo y eso es lo que le va a suceder a Unai Emery. Ahora, da igual lo que pueda llegar a hacer Setién, la base del equipo tiene apellido vasco y una huella imborrable. Seguirán pasando los años y los aficionados ‘groguets’ seguirán recordando al mejor entrenador de su historia, a aquel que ha sentado las bases de todos los éxitos que lleguen. El espectro de Emery se verá en la mirada de Pau Torres cuando tenga que saltar en Qatar para jugar el Mundial, en cada gol de Jackson, en cada regate de Yéremi o en cada carrera de Chukwueze, en cada ‘tackle’ de Foyth, en cada parada salvadora de Rulli o en cada carrera de Pedraza por la banda. Emery no solo ha conseguido mejorar todo el entramado defensivo y ofensivo del equipo, sino que ha sido capaz de hacer crecer a una generación con tanto talento como desparpajo, sacando un rendimiento inédito a algunos jugadores en los que ya nadie confiaba, como Raúl Albiol, Parejo o Manu Trigueros.

Emery, con uno de sus mejores descubrimientos, Yeray Pino

Sin Emery, toca incertidumbre

Son malos tiempos para el Villarreal, un club que ha sufrido dos pérdidas terribles, una irreparable y otra casi irreconciliable, una que llevaba estando en las sombras más de por el equipo y otra, que en dos temporadas ha conseguido colarse en el libro de la historia. En Villarreal, toca mirar hacia adelante y olvidar el pasado, seguir peleando por lograr los objetivos, pero, sobre todo, nunca perder la esencia que Unai Emery ha dejado en el club.

Related posts

TD Systems 68 – 72 Barcelona | Nueva temporada, nueva historia

Alvaro Ramos Pulido

La medular del Granada se viste de gala

Pablo Triguero

Saúl ya tiene nuevo destino en La Liga

Pablo Triguero

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: