Atlético de MadridFútbol EspañolLiga Santander

Un baño de realidad

La derrota ante el Villarreal volvió a generar el mar de dudas que ya invadió a los colchoneros la temporada pasada

Diez minutos le bastaron al conjunto de Unai Emery para desarbolar las intenciones de un Atlético que llegaba crecido tras la victoria ante el Getafe. Un planteamiento de salida de balón, aparentemente sencillo, en el que la figura del portero cobraba importancia, sirvió para resucitar el mar de dudas que ya ahogó a la plantilla rojiblanca la pasada campaña.

El técnico vasco fue capaz de romper el bloque de presión colchonero, que quedó incapacitado de reacción dado el nerviosismo de los jugadores y la nula capacidad de cambio propuesta por su entrenador. Sorprendente cuanto menos, ya que no es la primera vez que el Atlético tiene que hacer frente a esta situación de juego. Ya el año pasado tanto Unai Emery como Imanol Alguacil apostaron por ese recurso, lo que deja en evidencia a los rojiblancos en términos de preparación.

Sin embargo, no fue esa la única nota negativa destacable en las filas del conjunto madrileño. Nuevamente el enfoque se dirige al carril derecho y es que desde la salida de Trippier ese puesto permanece vacante, lo que acrecienta un problema grave. La opción de Marcos Llorente la temporada pasada no funcionó y el recién llegado Nahuel Molina demostró que o mucho cambian las cosas o el problema continuará.

Desbordado en defensa y lento en los repliegues, el argentino obligó a Llorente a cubrir su demarcación en numerosas ocasiones. El culmen de su actuación llegó con la expulsión por agresión, propia de un juvenil, que dejó al equipo en inferioridad cuando buscaba el empate. Afrontar la temporada con Molina como único lateral derecho en la plantilla puede ser insuficiente, pero la directiva colchonera parece no estar dispuesta a incorporar a nadie más.

De los errores se aprende o eso dicen…

Los fantasmas de la temporada pasada también aparecieron en la medular colchonera. Simeone optó por ubicar en ella a Koke, Lemar y Llorente, y ninguno de ellos fue capaz de hacerse con el dominio de juego, aspecto que sí lograron Parejo y Capoue. Mientras tanto Kondogbia, el hombre que se convirtió en el mejor mediocentro colchonero la campaña pasada, veía desde el banquillo la actuación de sus compañeros. El centroafricano no ha disputado ni un minuto en los dos partidos de Liga y su figura se ha disipado sin ningún tipo de explicación.

Al que también le visitaron los fantasmas del pasado fue a Cunha. El delantero brasileño volvió a darse de bruces con el muro del gol. Con el partido empatado a cero, Cunha tuvo la oportunidad de adelantar a los suyos pero el brasileño, en lugar de rematar a puerta el centro de Correa, despejó el balón que Albiol parecía haberse introducido en su propia portería.

Pero no fue la única, ya con 0-1 a favor del Villarreal, el ariete tuvo la oportunidad de empatar, aunque tampoco lo consiguió. Esta vez se topó con el larguero en un remate en semi-fallo que acabó convirtiéndose en un remate picado. En sus 36 partidos como jugador del Atlético de Madrid solo ha visto puerta en 6 ocasiones, números discretos para un hombre que si quiere ser titular debe hacerlo a base de goles, que por ahora no llegan.

Related posts

FC Barcelona 0-0 Atlético de Madrid: un empate que abre las puertas del liderato al Real Madrid

Víctor Sampedro

Leeds 0 – 1 Aston Villa | El Villa sigue en su sueño europeo

Pablo Triguero

EL INCREIBLE Y CARÍSIMO 11 DE JUGADORES QUE QUEDAN LIBRES EN VERANO

Borjapascual

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: